¿Maternidad después de los 40? Beneficios que no conocías

Cada vez hay más personas que buscan ser padres después de los 40.

Cuando una pareja decide tomar este camino en la vida se les advierte sobre los riesgos asociados, pero están menos conscientes de sus efectos positivos. Así lo plantea un estudio publicado hoy por El Mercurio y realizado por dos investigadores en Inglaterra, que resalta el lado positivo de ser mamá después de los 40. 

Mikko Myrskylä, director del Instituto Max Planck para la Investigación Demográfica, y Kieron Barclay, del London School of Economics decidieron investigar la siguiente premisa: si una mujer que nació en 1950 tiene un hijo a los 20 años, el niño nacerá en 1970. Pero si la misma mujer tiene un hijo a los 40 años, el niño nacerá en 1990.

Son 20 años que hacen una gran diferencia, ya que un niño nacido en 1990 tiene, por ejemplo, mayores posibilidades de ir a la universidad que una persona que nació 20 años antes.

Para el estudio, se analizaron los datos de más de 1,5 millones de hombres y mujeres suecos que habían nacido entre 1960 y 1991. Así, compararon la edad de la madre al momento de dar a luz con la estatura, el buen estado físico (ambos, factores que predicen buena salud) y los años de educación de los hijos.

De esta forma, descubrieron que las mujeres que habían retrasado su maternidad -incluso hasta los 40 años, o más allá- tenían hijos más altos, obtenían mejores resultados en el colegio y tenían más posibilidades de ir a la universidad.

De todas formas,los médicos advierten que los padres después de los 40 deben conocer los riesgos: hay más posibilidades de tener síndrome de Down, más riesgo de hipertensión arterial, de un bebé con bajo crecimiento y de mortalidad perinatal. Todo eso aumenta en el embarazo sobre los 40 años, y especialmente sobre los 45.

Según la doctora Susana Aguilera, ginecóloga de la Clínica Las Condes, los riesgos para la mujer embarazada sobre los 40 años no son tan altos si no tiene una enfermedad crónica. Por otro lado, Susana resalta el lado positivo de esperar unos años para ser mamá:

“A los 40 años, desde el punto de vista económico y de estudios, la mujer está más estable, y eso le va a entregar estabilidad y más posibilidades de desarrollo a ese niño. Además, muchas veces están más preparadas para ser madres, muchas lo empiezan a buscar a esa edad, y están listas para entregarle lo mejor de cada una”.

Otros temas que te podrían interesar:

Comenta