¿Qué hacer si mi bebé se cae?

Es inevitable, tarde o temprano los más pequeños sufren caídas que además de angustia, nos produce mucha pena y muchas veces, hasta culpa…  ¡pero no desesperen! A todos nos ha pasado y la mayoría del tiempo no hay de qué preocuparse. Sin embargo, es importante tomar algunas acciones cuando en un simple descuido, nuestros niños se caen:

  • ¡Tranquilos!: Obviamente nos asustamos, pero es súper importante mantener la calma. Piénsalo de esta forma, caerse para los más pequeños es una nueva situación que les provoca dolor y para la que no tienen claro que hacer, si nos ven asustados, además del dolor se pondrán muy nerviosos.
  • Consuela a tu niñ@: Es importante consolarlos cuando se hacen daño, de esta forma no asocian la caída a la soledad. Necesitan estar protegidos y en esta situación ,deben ver el apoyo de quien los cuida.
  • Revisa sus heridas: Revisa bien el cuerpo del bebé si tiene alguna contusión, herida o un futuro moretón. Si no hay señal de alarma más que el susto, todo bien.
  • ¿Y si se golpeó muy fuerte o tiene una herida, chichón o hematoma?: En caso de los chichones, ponle hielo para que baje la hinchazón y pídele a tu pediatra alguna pomada especial para estos casos. En caso de herida, es importante lavarla y desinfectarla. Si es necesario poner puntos,  se fracturó o piensas que es una fractura, no pierdas tiempo y lleva a tu bebé a un centro asistencial.
  • Atención con los golpes en la cabeza: Debes llevar a tu niño(a) inmediatamente a un centro asistencial si vomita después del golpe, pierde el conocimiento, si tiene problemas de equilibrio, le cuesta hablar, tiene temblores, está con mal genio o se ve con más sueño y decaimiento que lo normal. Ahora si es un bebé de meses, llévalo lo antes posible a un centro asistencial, es mejor prevenir.
  • Observa su comportamiento las horas después del golpe: Por lo menos las 24 horas siguientes, mira bien cómo se comporta tu hijo/a, si notas algo extraño, comportamiento o postura, es importante que acudas a tu pediatra.

Y recuerda, como mencioné anteriormente, es importante que mantengas la calma en estas situaciones, los niños notan el estrés y se asustan muy fácil. ¡Además, no olvides tener un botiquín en casa con todo lo necesario para estas situaciones!

Otros temas que te pueden interesar: