¿Qué es el Virus sincicial respiratorio?

Según un artículo publicado por la Clínica Las Condes se afirma que en promedio cinco mil niños deben hospitalizarse en todo Chile debido a la presencia del Virus Respiratorio Sincicial (VRS) al año, con un aumento considerable en los meses de julio y agosto.

El Virus Respiratorio Sincicial es la principal causa de bronquitis y neumonía en niños/as y afecta al sistema respiratorio. Puede afectar a personas de cualquier edad, pero afecta con mayor gravedad a niños y niñas menores de dos años, que son especialmente vulnerables a presentar complicaciones derivadas de la infección.

Según MedicinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU, el virus se puede contraer si una persona infectada tose o estornuda cerca, si hay contacto con una persona con el virus como un beso o estrechar manos, y si luego de haber estado en contacto con una persona infectada por el virus (o un objeto que lo tenga como juguetes o manillas de puertas) se pasan las manos por la boca, ojos y nariz.

¿Cuáles son los síntomas?

El portal Chile Crece Contigo indica que las manifestaciones del Virus Respiratorio Sincicial pueden parecer los de un resfrío común hasta cuadros más complicados como bronquiolitis y neumonía, especialmente en niños y niñas menores de dos años.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Respiración agitada o con dificultad.
  • Ahogos al respirar o toser.
  • Dolor o hundimiento en el área de las costillas al respirar.

El portal indica que si el bebé es menor de tres meses o nació prematuro, se debe tener mayor precaución y acudir al médico si presenta los síntomas antes mencionados o los siguientes:

  • Deja de mamar o rechaza alimento..
  • Tos.
  • Fiebre.

¿Cómo prevenirlo?

Chile Crece Contigo entrega las siguientes recomendaciones para prevenir el contagio:

  • Los padres y adultos que estén en contacto con los pequeños deben lavar frecuentemente sus manos.
  • Mantener la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y complementaria hasta los 2 años, ya que según estudios los pequeños que son amamantados tienen un riesgo menor de contraer una infección respiratoria.
  • Restringir las visitas de amigos y familiares que puedan estar contagiados.
  • Evitar llevar a los pequeños a lugares con gran aglomeración de gente como malls, supermercados, etc.
  • Evitar llevar a los niños al jardín o sala cuna si el pequeño está infectado para no contagiar a otros niños.
  • Descartar los pañuelos desechables una vez usados.
  • Taparse la boca al toser con el antebrazo, enseñar a los pequeños a hacerlo.

Otros temas que te pueden interesar: