Lo que debes saber sobre las deposiciones del recién nacido

A los padres, y sobre todo a los primerizos, uno de los temas que generalmente más les preocupa es el color, aspecto y frecuencia de las deposiciones de sus bebés, ya que durante los primeros cambios de pañal notan que lo que encuentran allí no es igual cada vez.

Las características de la caquita del bebé en su primera etapa de vida dependerán del alimento que consuma: la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, y luego complementarla con otros tipos de alimentos.

La primera leche de la mamá actúa en el bebé como un laxante, por lo que durante los primeros días de vida, tiene deposiciones de color oscuro y pegajosas, a lo que se le conoce como meconio. Son las mismas que se producen mientras el bebé está dentro del vientre de la madre, formada por bilis, mucosidad, células de la pared intestinal, secreciones y líquido amniótico. Las deposiciones meconiales, duran generalmente 2 o 3 días, para luego transformarse, y obtener nuevas características.

Luego de 2 o 3 días de haber iniciado el proceso de lactancia, las deposiciones comienzan a ser llamadas “de tránsito”; las que son más líquidas que el meconio, pero tampoco como las de lactancia materna. Estas son verdosas y grumosas, a veces con algo de moco.

A partir de este momento, las deposiciones de los recién nacidos alimentados con leche materna pueden variar su aspecto, acidez, color y frecuencia. Esta variabilidad en sus características no tiene relación directa con una enfermedad ni interfiere con su sano crecimiento.

Los bebés que son alimentados con leche materna exclusiva tienen deposiciones más líquidas y explosivas, por el contrario, los que tienen una alimentación mixta suelen tener evacuaciones más pastosas, grumosas y su color puede pasar de amarillo suave a pardo amarillento, pardo claro o pardo verdoso. En caso de que la leche de fórmula sea fortificada con hierro, o el bebé toma un suplemento de este mineral, la deposición puede ser verde, verdosa, parda oscura o negra.

Frecuencia

Durante las primeras semanas, el bebé puede hacer de 2 a 3 deposiciones al día, aunque también puede ser justo después de cada toma de leche sin que eso implique una diarrea o algún otro tema de salud por el cual preocuparse. De a poco su sistema digestivo irá madurando y regulando para así crear su propia rutina.

Por otro lado, el pediatra Carlos González (autor de la guía para la lactancia materna ‘Un regalo para toda la vida’), destaca que hay casos en los que el bebé está hasta más de una semana sin deponer. Esto es debido a que la leche materna apenas tiene residuos y se adapta perfectamente a las necesidades del bebé.

¿Cuándo acudir a un doctor?

Por lo general, los bebés alimentados con lactancia exclusiva no presentan diarrea debido a que la leche materna ayuda a prevenir el crecimiento de las bacterias que la causan.

Caso contrario ocurre cuando son alimentados con mamaderas y leche de fórmula, los padres tienen que asegurarse de lavar y esterilizar bien las tetinas y mamaderas, ya que el bebé podría contraer una infección.

Según la AEP (Asociación Española de Pediatría) estas son algunas señales que indican que el pequeño debe ser llevado a un médico:

      • Heces manchadas de sangre: si algún resto o veta de sangre es detectada, es conveniente que acudir al pediatra. Es muy común que la sangre sea por causas menores como el estreñimiento, una infección bacteriana o una alergia a la proteína de la leche de vaca.

    • Heces negras: en ocasiones puede tomar este color si toma algún suplemento de hierro. También puede pasar que se tiña con pequeños puntos negros, si la madre tiene grietas en el pecho y el bebé ingiere algo de sangre. No obstante, también puede delatar un problema intestinal.

    • Heces blancas y duras: aunque una patología como problemas de vesícula o de hígado no es común entre los niños, las deposiciones con este aspecto hacen necesario acudir a un especialista para su valoración.

Cualquiera que sea el caso, los padres y en especial quienes son primerizos deben armarse de paciencia y de una porción extra de pañales. Existen pañales y productos diseñados para esta etapa específica que son de gran ayuda para los padres.

¡Revisa las opciones que tiene Huggies para tu bebé en www.babytuto.com! 

Otros temas que te pueden interesar: