¿Cómo saber si mi leche materna alimenta bien a mi bebé?

Una pregunta muy común entre las madres, es si realmente su leche materna alimenta correctamente al bebé.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la lactancia exclusiva hasta los 6 meses. Sin embargo, hay mamás que sienten que producen “poca leche” y recurren a la lactancia artificial.

El producir poca leche (hipogalactia) no es una enfermedad ni deficiencia. Según la SINA (Asociación de Apoyo a la Lactancia Materna y Crianza con Apego) todas las madres pueden producir leche y cuando esto no es así, sólo se debe a estrés o problemas que son totalmente tratables.

Recibir apoyo sicológico o información de un especialista sobre el manejo básico de la lactancia materna quita los miedos e inseguridades en aquellas madres que creen tener hipogalactia, según explica la Asociación de Apoyo a la Lactancia. 

¿Cómo saber si la leche maternal alimenta lo suficiente al bebé para otorgarle un óptimo desarrollo y crecimiento?

La leche materna de por sí contiene un equilibrado contenido de nutrientes específicos en concentración para los humanos: contiene inmunoglubolinas que protegen el sistema inmunológico del bebé, factores bioactivos que combaten las infecciones, enzimas y hormonas que favorecen el desarrollo de órganos.

Existen ciertos factores que podrían ayudar a una madre a asegurar que su leche materna alimenta bien al bebé:

1. Peso

Según un estudio llevado a cabo por la OMS en el año 2006 el aumento de peso medio de un bebé es:

  • De 0 a 4 meses: 100 a 200 gramos por semana con un aumento de 2,5 cm por mes.
  • De 4 a 6 meses: 80 a 150 gramos por semana con un aumento de 2,5 cm por mes.
  • De 6 a 12 meses: 40 a 80 gramos por semana con un aumento de 1,27 cm por mes.

Que el peso del bebé no siga estrictamente estos estándares, no implica algún problema de salud del pequeño, aunque si tienes dudas, lo mejor es siempre consultar con un médico.

2. Piel

Si la piel del bebé está algo áspera, seca o arrugada es probable que el líquido que está consumiendo no lo hidrata correctamente, por lo tanto podría estar sufriendo una deshidratación.

3. Ojos

La deshidratación también se evidencia en los ojos. Cuando el bebé está bien hidratado con su alimento, debiera tener los ojos húmedos.

4. Hambre cada media hora

Lo normal es que un bebé consuma leche alrededor de 10 veces al día. Cuando éste pide más de la cuenta y al instante de ya haber amamantado puede indicar que la cantidad de leche que recibe no es suficiente.

5. Orina

Si la orina del bebé presenta color amarillo oscuro y con olor fuerte, es signo de una mala hidratación.
Cada uno de estos signos deben ser revisados por un médico y así obtener el diagnóstico exacto del bebé.

¿Cómo derribar el mito de que “no todas las madres pueden producir leche”?

Blanca García, educadora de Párvulos y diplomada en Apego Seguro, recomienda a todas las madres que creen no tener leche materna:

  • Saber que la leche materna se produce gracias a la succión del bebé. A mayor succión, más producción.
  • Conocer las necesidades de los bebés humanos, es natural que requieran pasar pegados al pecho. Gracias a esto se alimentan, regulan temperatura, sincronizan ritmo cardiaco, regulan ciclos de sueño y satisfacen la necesidad de contacto permanente.
  • Compartir con otras mujeres que amamantan o que han amamantado. Si no están presentes en los círculos cercanos, una buena opción son los grupos de apoyo de mujeres en una situación similar. La Liga Chilena de la Leche (http://lllchile.blogspot.cl/) es una de las opciones, ¡dales una oportunidad!
  • No caer en la discusión de que la leche materna es lo mejor. La lactancia no es lo mejor, es lo natural. Nuestro pechos están natural y fisiológicamente en nuestro cuerpo para amamantar.

Blanca García, educadora de párvulos y diplomada en Apego Seguro entregó información para desarrollar este artículo. Puedes encontrar a Blanca García en www.crianzaenflor.cl
shutterstock_165113504
Otros temas que te podrían interesar: