¿Por qué ocurre la falta de aire en el embarazo?

Uno de los síntomas más comunes que preocupa a algunas mujeres es la falta de aire o aliento mientras atraviesan su embarazo. Esto es absolutamente normal, pues el cuerpo requiere de más oxígeno para asistir al feto.

¿Por qué las mujeres embarazadas sienten que les falta el aire?

El feto en desarrollo necesita de oxígeno para poder sobrevivir mientras se encuentra en el vientre materno, y el cuerpo de las mamás se debe ir adaptando a estos nuevos cambios. A través de diversos métodos el organismo busca formas de obtener esa cantidad de oxígeno extra para satisfacer sus nuevas necesidades.

Además, conforme avanza el embarazo, el útero crece y aumenta su tamaño, restándole espacio al diafragma y por ende afectando la respiración. Por eso a las embarazadas en sus últimos meses de embarazo les cuesta mucho respirar, y continuamente se sienten fatigadas. Esto sucede especialmente en embarazos múltiples.

Unas semanas antes de que ocurra el parto, el bebé desciende y se acomoda en la pelvis, preparándose para nacer. En ese momento puede que la mujer se sienta un poco más aliviada y pueda respirar con un poco más de facilidad.

¿Qué hacer para aliviar estas molestias?

Existen una serie de actividades que pueden ayudar a disminuir y aliviar las molestias que provocan esta falta de aire. Algunas de ellas son:

  • Caminatas al aire libre: Son un buen ejercicio, que aumenta levemente la capacidad respiratoria de las embarazadas, y además sirven para aumentar la circulación del cuerpo y son una buena forma de relajarse y mantenerse saludable.
  • Ejercicios de respiración: Son una buena forma de relajarse y ayudan a preparar el momento del parto. Además, sirven para mejorar la capacidad pulmonar.
  • Alimentación adecuada. Es importante que las mujeres coman solo lo necesario, pues cuando comen demasiado, puede verse afectada la capacidad respiratoria. Lo mejor es comer en pequeñas porciones, y masticar varias veces la comida.
  • Evacuación intestinal. Es bueno comer una buena cantidad de fibra a diario para así evacuar periódicamente. Esto evitará la hinchazón y el estreñimiento.
  • Evitar hábitos nocivos. El tabaco afecta directamente en la capacidad respiratoria, por eso es importante evitarlo desde antes que se busque un embarazo, y con mayor durante la gestación.
  • Baños de vapor. Estos pueden ayudar a humidificar la vía aérea, y despejarlas en caso de que estén congestionadas.
  • Consumir hierro. La falta de este puede provocar anemia, lo que a su vez, incrementa los síntomas de dificultad respiratoria. Es fundamental tener una dieta rica en proteínas como carnes, legumbres, hortalizas de hojas verdes frutos secos y yema de huevo. También es fundamental el consumo de vitamina C para ayudar a fijarlo en el organismo.

¿La falta de aire puede indicar otro problema más grave?

La falta de aire es una condición normal que puede afectar a las mujeres embarazadas, y solo puede ser grave en aquellas que padecen enfermedades respiratorias como asma o neumonía. En caso de que este síntoma aparezca de forma repentina, y vaya empeorando con el tiempo, puede tratarse de algo grave, y se debe consultar con un especialista de forma inmediata.

También es fundamental consultar con un experto si la falta de aire está acompañada de los siguientes síntomas:

  • Empeoramiento del asma.
  • Respiración rápida e irregular.
  • Pulso rápido, palpitaciones cardíacas, desmayos.
  • Dolor en el pecho, o al respirar.
  • Color azul alrededor de los labios, dedos de las manos y pies, y rostro pálido.
  • Tos persistente, tos con fiebre, o tos con sangre.
  • Miedo de no poder respirar o no recibir oxígeno suficiente.

¿Qué consideraciones se deben tener?

Este síntoma se puede hacer más molesto estando a mayor altura. Si estas molestias son muy grandes, y debes realizar un viaje, lo mejor es consultar con un especialista que pueda entregar las recomendaciones más adecuadas según cada caso.

Otros temas que te podrían interesar:

Comenta