Consecuencias de una infección uterina

Las infecciones uterinas son causadas generalmente por enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia, la gonorrea, o los herpes, o bien por el uso de dispositivos insertados en el área pélvica, alergia a espermicidas (utilizados para el control natal), alergia al látex de los condones o exposición a ciertos químicos.

Estas pueden llegar a durar meses o años, y en ciertos casos pueden traer algunos problemas de fertilidad, de ahí la importancia de consultar a tiempo para evitar su expansión a otras áreas de la zona pélvica.

Existen 3 tipos: cervicitis (inflamación del cuello uterino), endometriosis (infección en la mucosa del útero) y miometriosis (infección en la musculatura del útero).

Algunos de los síntomas que pueden ayudar a identificar una infección uterina son:

  • Sangrado vaginal anormal, el que se puede presentar después de tener relaciones sexuales, después de la menopausia, o entre menstruaciones.
  • Flujo vaginal inusual, que no desaparece, puede ser de color blanco, gris o amarillo, e incluso puede tener un olor muy fuerte y desagradable.
  • Dolores durante las relaciones sexuales.
  • Menstruaciones irregulares.
  • Dolor vaginal permanente.
  • Presión o pesadez en la zona pélvica o la zona baja del vientre.

Es fundamental consultar con un especialista cuando se aprecien síntomas que puedan parecer extraños o poco comunes, para así evitar complicaciones a futuro.

Para prevenir este tipo de infecciones, se deben tomar ciertas medidas como el uso de anticonceptivos, irritantes químicos, y uso correcto de tampones u otros dispositivos que se inserten dentro de la vagina.

Otros temas que te podrían interesar:

shutterstock_71357314.jpg>48.333333333333336:36.17021276595745″ width=”385″ height=”300″></a></p>
<div id= Comenta