Colores normales y anormales en las heces de los niños

A través de las heces de los niños, los papás podrán saber si estos tienen alguna enfermedad. Es fundamental tener en cuenta que a veces las heces de los niños se tiñe por lo que han comido, y aunque los colores puedan parecer un poco extraños, los papás no deberían preocuparse mayormente.

Algunas consideraciones que se deben tener en cuenta de las heces de los niños:

  • Heces amarillas y con semillas: es típica de un bebé en etapa de lactancia, y son absolutamente normales
  • Heces café y espesas: es típica de los niños que toman leche de fórmula. También son normales. La única preocupación que deberían tener los papás es cuando estas se vuelven duras o muy acuosas
  • Heces café, verdosas: los niños que han pasado de leche a otros alimentos tienen heces de estos colores, son normales
  • Heces café acuosas: no debería significar nada grave a menos que se extiendan por más de dos días, lo que podría significar que se trata de diarrea. Los papás deben tener mucho cuidado con esto porque el niño se podría deshidratar o sufrir de alguna infección
  • Heces café, secas, y duras: esto podría significar que el niño tiene estreñimiento. Seguramente tendrá muchas dificultades para evacuar y sentirá dolores al hacerlo. A veces sucede cuando los niños pasan de la leche a los alimentos sólidos. Si provoca muchas molestias lo mejor es consultar con un especialista
  • Heces de color rojo, rosado: luego que los niños han comenzado a comer diferentes alimentos, en un comienzo puede que estos salgan muy parecido a cómo se ingirieron, variando en color y textura. Los papás deben tener cuidado con que no sea sangre
  • Heces verde oscuro: a veces los suplementos de hierro, o los que vienen en la leche fortificada con hierro, puede provocar que las heces sean de color verde oscuro. No deberían generar mayor preocupación, porque no tiene mayor importancia para el aparato digestivo
  • Heces verde brillante: a veces los bebés toman poco pecho, y reciben la leche que es más dulce y menos grasosa, lo que provoca que sus heces sea más clara. No debería generar mayor preocupación, a menos que el bebé presente otros síntomas como fiebre o irritabilidad, pues podría tratarse de un virus
  • Heces con vetas de sangre: en las heces de los bebés estreñidos se pueden encontrar restos de sangre, pues las fecas producen desgarros en las paredes del intestino. Si la cantidad es muy grande, o el sangrado no se detiene a medida que las heces se ablandan, es mejor consultar con un médico
  • Heces negras: las heces se ponen negras porque absorbió sangre en la primera parte del intestino. Ante esto los papás deben consultar inmediatamente con un médico
  • Heces blancas y con textura de ceniza: son poco comunes y podrían dar cuenta de carencia de bilis, evidenciando problemas a la vesícula o el hígado. Los papás deben consultar inmediatamente con un especialista

Si el cambio en el color de las heces está acompañado de fiebre, vómitos, irritabilidad, pérdida de apetito, y desánimo, lo mejor es que los papás lleven al menor a un especialista que pueda determinar las causas de esto.

Otros temas que te podrían interesar: