¿Cómo enfrentar un cambio de casa con niños?

Un cambio de casa puede ser una experiencia muy abrumadora para todos los miembros de la casa, especialmente  también implica un cambio de ciudad.

Ordenar todas las cosas de la familia, preocuparse que nada ser pierda, buscar el lugar más adecuado, además del impacto emocional que podría tener, puede afectar a todos por igual.

Algunas recomendaciones para ayudar a enfrentar a los hijos de mejor manera este proceso:

  • Contarles lo que ocurrirá y lo que significa. Así, se irán preparando poco a poco. Los padres no deben evadir el tema y es importante hablarlo con los niños.
  • Estimular a los niños para que se sientan entusiasmados. Contarles por qué se cambiarán, que es una casa más linda o más grande, que está mejor ubicada, entre otras cosas. Así también querrán ayudar con todas sus cosas.
  • Involucrarlos en el proceso. Que acompañen a los papás a ver los posibles lugares donde se van a cambiar, o que ayuden con sus cosas. Pedirles su opinión y hacerlos sentir parte de todo.
  • Saber que podrán mantener el contacto con sus amigos puede ayudar a tranquilizar a los niños, que pueden sentir algún grado de incertidumbre sobre qué pasará con ellos cuando se cambien de casa.

En general los niños son abiertos con los cambios, pero sobre todo cuando los papás mantienen una comunicación abierta ellos y los integran al proceso.

En caso de que se muestren negativos frente a los cambios, o que estos les produzcan algún tipo de estrés o depresión, lo mejor es consultar con un especialista que pueda ayudar a la familia a superar este proceso.

Otros temas que te podrían interesar: