La inyección intracitoplasmática de espermatozoides (IIE)

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides es un tratamiento de fertilización asistida para hombres que tienen problemas de recuento de esperma, baja movilidad, daño o ausencia de conducto deferente.

También aplica para aquellos que se hayan practicado una vasectomía irreversible. Se aplica desde 1992, y gracias a este método unos 24 mil bebés nacen anualmente en Estados Unidos.

Como en todos los tratamientos de fertilización, a la mujer se le darán medicamentos para estimular la producción de óvulos, cosa de aumentar las probabilidades de fecundación.

¿Cómo se hace?

Cuando los óvulos están maduros, un médico los extraerá mediante una aguja. El hombre, en tanto, deberá producir una muestra de esperma –en caso que no sea suficiente el especialista la extraerá a través de una aguja–.

El siguiente paso es que el médico inyectará uno a uno los espermatozoides dentro de los óvulos, a diferencia de la fecundación in vitro, donde la muestra de esperma es puesta cerca de los óvulos.

Entre dos y cinco días después de este procedimiento, ya se habrá formado un embrión, el que será implantado en el útero de la mujer.

Luego de unas dos semanas la mujer se puede hacer una prueba de embarazo para saber si realmente el tratamiento tuvo éxito. El tratamiento dura unas seis semanas en total, y tiene un 34 % de probabilidades de que funcione, pero que no llegue necesariamente a término, y un 28 % de probabilidades de tener un bebé.

Lo mejor es consultar con el médico cuál es la mejor opción para cada caso, y seguir el tratamiento que más se ajuste a las necesidades de la pareja.

Otros temas que te podrían interesar: