Ausencia de balbuceo en los niños

La ausencia de balbuceo en los bebés puede dar indicios de otros trastornos. Los bebés comienzan a balbucear sonidos y palabras para comunicarse con el resto entre los tres y los seis meses de edad.

Cuando esto no sucede en este período, o bien existe un retraso en el proceso, los padres deben llevar al niño a un especialista que pueda determinar cuál es la razón.

Posibles razones

Algunas de las razones que pueden explicar esto es la hipoacusia o sordera profunda, la que puede ser causada por algún agente infeccioso, así como genético o adquirido. El niño, al no escuchar bien, o no escuchar en absoluto, no puede aprender a pronunciar o imitar sonidos o sílabas.

Existen una serie de tratamientos que se pueden aplicar, los que dependerán del origen del problema, y que en términos generales, tienen un muy buen pronóstico.

El paladar hendido también puede ser causado por algún agente viral, o bien de origen genético, y puede explicar la ausencia de balbuceo en los bebés. Debido a que existe una deformación, al menor le cuesta comenzar a emitir sus primeras palabras.

Otra de las razones que puede haber detrás de la ausencia de balbuceo es el autismo. Al mismo tiempo, el lenguaje no verbal también se ve estancado. Si bien este síntoma no es determinante para decir si un menor es o no autista, ante dudas lo mejor es consultar con un especialista.

Es importante que los papás les hablen a los niños desde el primer momento.

Una estimulación temprana, junto con que estén atentos al comportamiento de sus hijos, pueden ayudar a determinar a tiempo,  sí la ausencia de balbuceo esconde detrás alguno de estos trastornos.

Otros temas que te podrían interesar:

Comenta