Desprendimiento de la placenta

El desprendimiento de placenta (órgano que alimenta al bebé) ocurre cuando esta se segrega de la pared del útero antes de que el feto nazca.

La mamá puede sentir dolores en el abdomen, la espalda, contracciones, y sangrado vaginal, lo que puede dar una luz de alerta. Ante cualquiera de estos síntomas debe ocurrir de manera inmediata a un centro asistencial.

Algunas de las razones que pueden provocar un desprendimiento de placenta:

  • La mamá presenta trastornos de coagulación en la sangre.
  • Fumar, consumir alcohol o drogas.
  • Diabetes.
  • Presión arterial alta durante el embarazo.
  • Aumento de distención uterina, lo que puede ocurrir con embarazos múltiples o cuando hay un gran volumen de líquido amniótico.
  • Gran número de partos previos al actual embarazo.
  • Cuando la mamá tiene un embarazo en edad avanzada.
  • Ruptura prematura de las membranas, lo que ocurre cuando la bolsa de agua se rompe antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Miomas uterinos.
  • Antecedentes previos de desprendimiento de placenta.

Luego de practicar una serie de exámenes para determinar el estado de la madre y el bebé –sobre todo para descartar sufrimiento fetal en este último–, a la mujer se le pueden hacer transfusiones de sangre o administración de líquidos para estabilizar su estado.

Lo más probable es que se le deba practicar una cesárea de emergencia para salvar la vida de ambos.
Otros temas que te podrían interesar: