¿Qué es el líquido amniótico?

Es un líquido claro y medio amarillento en el que está inmerso el bebé dentro del útero. Este es contenido por el saco amniótico, el que va aumentando su tamaño conforme avanza el embarazo.

A las 34 semanas de gestación la cantidad de líquido amniótico puede aumentar hasta los 800 mililitros, alcanzando en este momento su máximo, para luego disminuir a unos 600 para el término del embarazo.

Algunas de las funciones del líquido amniótico:

  • Ayuda a que el feto se mueva dentro del útero. La movilidad ayuda al apropiado desarrollo óseo.
  • También ayuda a un buen desarrollo pulmonar.
  • Mantiene una temperatura constante alrededor del bebé, protegiéndolo de la pérdida de calor.
  • Amortigua golpes, protegiendo así al bebé.

Un exceso de líquido amniótico puede ser un problema. Esto se llama polihidramnios y puede ocurrir en embarazos múltiples, anomalías congénitas, o la diabetes gestacional.

En cambio, cuando hay poca se llama oligohidramnios, y sucede cuando hay embarazos tardíos, disfunción placentaria, ruptura de algunas membranas, o anomalías fetales.

En cualquiera de las dos opciones el médico deberá mantener a la mamá y al bebé monitoreados, y practicar algunos exámenes rutinarios de forma periódica para saber el estado del feto.
Otros temas que te podrían interesar: