Lactancia materna prolongada y sus beneficios

La lactancia materna prolongada se da cuando las mamás deciden amamantar al bebé más allá del primer año de vida. Es un estilo de maternidad que varía de acuerdo a los países, y recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Algunos beneficios de la lactancia luego de primer año:

  • Inmunidad contra enfermedades, además de calorías, vitaminas y enzimas importantes. Algunos estudios indican que los niños de más un año, que siguen tomando pecho, se enferman menos que aquellos que no lo hacen.
  • Le da al niño mayor seguridad emocional. Algunos creen los menores se vuelven demasiado dependientes, pero lo cierto es que este vínculo ayuda a su independencia.
  • Facilita la alimentación del menor, especialmente cuando se encuentran de viaje.

Con una lactancia prolongada, el momento del destete puede ser un poco más complicado, e incluso puede que el niño utilice el pecho como una entretención y momento de contención.

A veces las mamás desean continuar amamantando a su hijo mientras se encuentran embarazadas, pero debido a los cambios hormonales, los niveles de leche pueden disminuir, dificultando este proceso.

Estos volverán aumentar luego del parto, por eso es importante que la madre se mantenga siempre hidratada.

Otros temas que te podrían interesar: