La época de los niños del yo solito

Entre los tres y los cinco años los niños van desarrollando habilidades que los hacen sentir muy independientes y orgullosos de sus logros. Los papás deben estimularlos para darles la seguridad y confianza de seguir avanzando en diferentes ámbitos.

Y si bien la evolución cambia y no es para todos igual, no es bueno presionarlos, pues podrían perder la convicción que han ido adquiriendo en el tiempo.

Es importante que los papás los animen a realizar ciertas actividades como:

  • Realizar preguntas y explorar diferentes actividades y cosas.
  • Darles la oportunidad, cuando sea apropiado, de que tomen decisiones, como elegir la ropa que se van a poner, por ejemplo.
  • Fomentar su actividad física y al aire libre.
  • Animarlo a que dé su opinión.
  • Tratar de que realice actividades productivas, en vez de pasar mucho tiempo frente a la televisión o los videojuegos.

En esta etapa puede que los niños necesiten la ayuda de los papás, o sientan la necesidad de hacer las cosas por sí mismos, por eso se debe estar presente y asistirlos cuando a ellos les parezca.

Esto les irá dando confianza no solo en hacer sus propias cosas, sino que de pedir ayuda cuando ellos sientan que lo necesiten, desarrollando una relación de diálogo más abierta.

Es cierto que los padres pueden sentirse frustrados frente al desarrollo de la personalidad en los niños, y el cómo atraviesan ciertas etapas. Lo importante es que los papás estén atentos a cambios que puedan parecer anormales, y que puedan dan indicios de otros problemas.

Otros temas que te podrían interesar: