Recomendaciones para amamantar de manera correcta al bebé

El tema de la lactancia materna puede llegar a ser un problema para algunas mamás, especialmente para aquellas que son primerizas.

La pediatra Paula Gajardo, recomienda y explica cuáles son las formas correctas de amamantar, para así generar un buen vínculo entre la madre y el bebé.

La lactancia materna favorece un vínculo seguro, propicia el desarrollo cognitivo y motor del niño(a) y reduce la incidencia de enfermedades tanto en la infancia temprana, como en la adultez”, afirma la experta.

Recomendaciones

Gajardo asegura que una correcta técnica de amamantamiento debe ser con el pezón y aréola complemente introducidos dentro de la boca del lactante, con apoyo de nariz y mentón sobre la mama, labios evertidos (muy separados, casi formando un ángulo de 180 grados) y mejillas llenas durante la succión.

Para una lactancia materna exitosa se recomienda:

  • Colocar el bebé al pecho dentro de la primera media hora de vida.
  • Ofrecer sólo leche de la madre.
  • Ofrecer pecho a libre demanda en los primeros meses de vida.
  • Permitir que el niño lacte el tiempo que sea necesario, pues la duración de una mamada es diferente para cada niño, y va variando según su edad.
  • Permitir que el niño succione hasta lograr el vaciamiento completo de la mama, pues la segunda fracción de la mamada es rica en grasas, que son las encargadas de producir la sensación de saciedad.
  • No ofrecer chupetes hasta después de la tercera o cuarta semana de vida.
  • Alimentar al niño en un ambiente cómodo y agradable. Hay que tener en consideración que la gran mayoría de las mujeres está en condiciones de amamantar a su hijo(a) sin problemas.
  • Reacomodar al niño si la mamada causa dolor. La lactancia no debería producirlo, y si esto es persistente, se debe consultar con un especialista.
  • Frente a cualquier duda, es mejor consultar prontamente, pues la mayoría de las veces las dificultades que se producen son menores y fáciles de resolver.

La  neonatóloga explica  que  “el niño puede ser alimentado a través de distintas posiciones, para que pueda escoger aquellas que le sean más cómodas.

Algunas de las más frecuentes son: madre sentada y niño acunado, de caballito, posición reversa y madre recostada”.

Doctora Paula Gajardo, coordinadora de la UCI neonatológica de la Clínica Ciudad del Mar aportó información valiosa para desarrollar este artículo.
Otros temas que te podrían interesar: