Desarrollo del embrión

Se llama embrión al momento en que el cigoto (óvulo fecundado por el espermatozoide) se ha implantado en la pared del útero, para obtener nutrientes del torrente sanguíneo de la madre, y así continuar su desarrollo.

Desde este momento, las células se comienzan a separar de acuerdo a su función futura.

Ya en la tercera semana de desarrollo, el embrión pasa a una etapa de gastrulación: así se le denomina la formación de las capas que generarán el ectodermo (originan la piel, los órganos sensoriales y el sistema nervioso), mesodermo (dará paso a los músculos y la sangre), y endodermo (que formará el sistema digestivo, la tiroides y los pulmones).

Al mismo tiempo se genera el tracto gastrointestinal y la médula espinal.
También se ha comenzado a desarrollar la diferenciación celular que dará forma a la estructura del corazón.

Ya en el segundo mes de embarazo el embrión se parece mucho más a un humano. Los rasgos de la cara están un poco más formados y se han comenzado a formar las prolongaciones de las extremidades.

Al final de esta etapa el embrión ya posee la mayoría de los órganos internos y las características del futuro bebé. Desde este momento, cuando ya ha concluido la formación de casi todo, es que el embrión pasa a llamarse feto, y continúa su crecimiento y desarrollo hasta llegar hasta el final del embarazo.

Otros temas que te podrían interesar: