¿Qué hacer frente una mordida de perro?

No solo los niños que tienen mascotas en su casa pueden sufrir una mordedura de perro. Estas también pueden ser provocadas por animales externos al hogar, de los que desconocemos su cuidado.

Tras el ataque de un perro, la herida siempre se debe considerar sucia, por las infecciones que puede transmitir a una persona. Además, pueden existen otras complicaciones asociadas, como daño en el tejido, cosmético y psicoemocional.

Lo primero es limpiarla con agua, jabón de tocador, y un paño limpio, y dependiendo de la gravedad ver si es necesario recurrir a un médico que la trate.

Luego de limpiar la herida, sí esta es muy profunda, el médico tratará con antibióticos o una inyección, según corresponda. En el caso que, el daño en el tejido sea importante, se tratará cada caso de acuerdo a su gravedad: algunos necesitarán de un parche, otros puntos, y en los casos más graves reconstrucción.

Todas las heridas causadas por mascotas aumentan la tasa de infección en un 80 % luego de pasadas las ocho horas. Sí el niño muestra molestias, o mucho dolor, los padres deben llevarlo inmediatamente a un centro asistencial para que sea tratado.

Otros temas que te podrían interesar: