¿Qué es el cigoto y cuál es su desarrollo?

El cigoto es la unión del óvulo y el espermatozoide. Cada uno aporta 23 cromosomas, para formar el material genético del futuro bebé.

La fusión de ambas células ocurre en las trompas uterinas (mal llamadas “de Falopio”), durante la primera semana del embarazo, y es el desarrollo previo a la fase embrionaria.

Durante el viaje del cigoto por las trompas uterinas, hasta su implantación en el útero, se divide muchas veces, atravesando así, diferentes fases. Por ejemplo, a partir de las 16 células se le denomina mórula, por su parecido a una mora.

Conforme avanza la multiplicación de células, el cigoto pasa de su estado de mórula a blástula, y en estas condiciones llega al útero, donde se implanta para continuar con su desarrollo. El cigoto es del tamaño de un óvulo, y si bien se multiplica muchas veces, no crece mucho, sino que solo aumenta su cantidad de células.

Un cigoto tiene la capacidad de dividirse en dos masas separadas, de células idénticas, pudiendo desarrollar gemelos. La diferencia con los mellizos es que estos vienen de dos óvulos diferentes, y por lo tanto, desarrollan cigotos diferentes.

Otros temas que te podrían interesar: