El abdomen postparto

La apariencia del cuerpo después de un parto es algo que preocupa a muchas mujeres: no se ve como lucía antes del embarazo, y sumado a los cambios hormonales, muchas se ven afectadas por volver rápidamente a su apariencia previa a la maternidad.

Si bien los cambios están determinados por la genética –muchas pierden peso y vuelven a la “normalidad” más rápidamente que otras–, o por cuántos kilos se aumentó durante el embarazo, es importante cuidar la alimentación y realizar ejercicios.

Amamantar también ayuda a reducir kilos rápidamente, pues la producción de leche incentiva la quema de calorías.

Algunas de las cosas que preocupan son el aumento de grasa en la zona abdominal, flacidez y estrías, sí estas son de color rojo, irán desapareciendo poco a poco con el paso del tiempo. Ayudará mucho tener una piel humectada y una alimentación saludable que aporte los nutrientes que el cuerpo necesita.

También puede contribuir el uso de una faja abdominal postparto, aunque ciertos especialistas dicen que más que mejorar la figura, solo otorgan a las mamás comodidad.

Muchas mujeres sufren de separación muscular después del embarazo, lo que hace que su abdomen luzca con una línea de separación en el medio. En caso de que esto ocurra es mejor consultar con un médico para ver cómo solucionarlo.

Lo más importante es no desesperar, tomarse un tiempo prudente, tener una alimentación sana y balanceada (sin eliminar excesivamente calorías de la dieta para no perjudicar al bebé ni la propia salud), y practicar ejercicios de manera periódica.

La constancia es la clave para volver más rápidamente al cuerpo previo al embarazo.
Otros temas que te podrían interesar: