Complejo de Edipo en los niños

El complejo de Edipo ocurre cuando las pulsiones –especie de impulsos– en los niños, entre los dos y tres años, los llevan a sentirse atraídos por sus madres, y al mismo tiempo sentir celos por sus papás.

Esta etapa se desarrolla hasta los siete años, cuando los menores pueden superarla y se comienzan a identificar más con la figura paterna.

Algunas manifestaciones que pueden dar a entender que un niño está atravesando por el complejo de Edipo son:

  • Comienza alrededor de los dos o tres años, cuando el niño se vuelve extremadamente posesivo con su mamá, pidiéndole más mimos y cariños. Se pone celoso de la relación que tienen su madre y su padre, y se interpone entre ellos si tienen muestras de cariño.
  • Entre los cinco y los siete años, como el niño no tiene resultados positivos tratando de “seducir” a su madre, se muestra un poco enojado.

Cuando los papás están más atentos al crecimiento y desarrollo de sus hijos les es más fácil darse cuenta si estos tienen cambios que puedan dar indicios de alguna patología.

Si bien el complejo de Edipo no es grave, una no resolución puede causar problemas a futuro, como que el hombre tenga dificultades entablando relaciones amorosas con otras mujeres.

Se le debe explicar al niño la relación de él con sus padres y establecer límites para no afectar el espacio de cada miembro de la familia. Lo importante es acompañarlo durante el proceso, y entregarle apoyo, lo que fortalecerá los lazos que se tienen con él.

Otros temas que te podrían interesar: