¿Rapar o no al bebé recién nacido?

Esta es una pregunta que varios papás se plantean luego de que ha nacido su hijo. Si bien hay muchos mitos acerca del corte, lo cierto es que los bebés perderán el pelo con el que nacen alrededor del cuarto mes de vida, y será reemplazado por uno nuevo, con más cuerpo y grosor.

Igualmente cortar el pelo no producirá ningún efecto negativo en el bebé, y sÍ se decide tomar esta alternativa será solo por un tema estético, para así poder emparejar los mechones que son más abundantes en algunas áreas que otras.

Como el cabello crece de un folículo que se encuentra bajo el cuero cabelludo, lo que se haga con lo que está afuera no cambia lo que viene determinado por genética.

Algunos especialistas recomiendan no hacerlo durante los primeros días de vida pues el bebé aún se encuentra regulando los cambios de temperatura, y por lo tanto es mejor cortarlo pasado el primer mes de vida.

Por último, se debe tener cuidado con la costra láctea, una especie de descamación parecida a la caspa que aparece sobre el cuero cabelludo de los lactantes. Los papás no deben intentar quitarla para que no se produzca irritación.

Cuando laven el pelo del niño deben darle un pequeño masaje para que esta se vaya saliendo naturalmente, y cepillar con un cepillo especial para bebés, de cerdas suaves, que no le produzca daño.

Otros temas que te podrían interesar: