¿Qué es un parto instrumentado?

Un parto instrumentado es cuando se utiliza algún elemento externo para sacar al bebé del canal de parto.

Esto ocurre en entre un 10 % y 15 % de los nacimientos y se hace para no poner en riesgo la vida de la madre o del feto, aunque puede tener algunas complicaciones para este último.

Se recurre a este procedimiento cuando la expulsión del feto es demasiado prolongada, cuando viene en una posición que no es ideal para el parto y se le debe rotar para ayudarlo a salir, o cuando la madre tiene algunos problemas que comprometan su salud.

Los tipos de parto instrumentado son:

  • Fórceps: Son unas especies de cucharas articuladas (como unas tijeras), pero con una abertura en el medio. Estas se acoplan sobre la cabeza del bebé y se le ayuda a descender o bien se le gira para ayudarle a salir del canal de parto.
  • Espátulas: Estas no tienen aberturas y son más parecidas a una cuchara. No están articuladas como los fórceps, pero tienen la misma función: ayudar a poner al feto en posición de descenso. Estas no buscan traccionar la cabeza del bebé, sino usar la musculatura interna de la mamá como punto de apoyo.
  • Ventosa: puede estar fabricada de metal, silicona o plástico, y tiene forma de copa. Se utiliza como bomba de vacío, y se introduce en la vagina para ayudar a descender al bebé en cada contracción.

Algunas complicaciones que puede sufrir la madre tras este procedimiento son: desgarros o laceraciones en la vagina, desgarros musculares, lesiones en otros órganos, fracturas de coxis, o dolor crónico vulvar o perianal.

Adicionalmente, el bebé podría sufrir algunos daños menores como marcas en su cabeza o dolores que pueden afectar sus primeros días de vida.

Otros temas que te podrían interesar:

Comenta