Cómo ayudar al bebé a distinguir el día de la noche

Los bebés recién nacidos no distinguen el día de la noche, y como necesitan tener un sueño tranquilo, además de alimentarse y dormir de manera constante, no hacen diferencias. Además, duermen entre 16 y 18 horas diarias, y entre dos y cuatro horas seguidas.

Existen algunas técnicas que pueden ayudarle a fijar horarios, lo que le dará un poco más de tranquilidad a los padres, que en primera instancia pueden sentirse un poco agobiados.

El sueño es una necesidad vital y, como tal, cada bebé es un mundo. Lo importante es respetar el ritmo del bebé intentando instaurar una serie de rutinas que le faciliten el descanso.

Aunque es  difícil enseñarle un hábito a las tres primeras semanas, luego de pasado este tiempo es recomendable utilizar algunas de estas ideas para ayudarle a distinguir entre el día y la noche.

Algunas ideas para ayudar en este proceso:

  • Mantener su pieza o el lugar donde esté bien iluminado, y con los ruidos típicos de la casa lo ayudará a hacer asociación de horarios.
  • Intentar no hacerlo dormir su siesta en el mismo lugar donde duerme por las noches. En ese mismo sentido, puede utilizar una colcha diferente para hacer una diferencia. También es importante que tenga su propio lugar.
  • Si se despierta por las noches no se debe encender la luz. Es recomendable utilizar un regulador de luminosidad o bien esas luces que se ponen en el cuarto de los niños cuando le temen a la oscuridad.
  • Durante la noche tampoco hay que sobre-estimularlo. Si se le alimentará o cambiará el pañal se debe hacer en forma calmada y silenciosa.
  • Dormir bien también ayuda al crecimiento y desarrollo de los bebés, por eso es importante que lo haga lo que le corresponde de acuerdo a su edad.
  • En general, tampoco es bueno mantener una casa muy silenciosa para el bebé, especialmente si llora mucho, pues mientras se encontraba en el vientre el ruido se amplificaba y ya estaba acostumbrado a eso.

Cuando tienen entre 7 y 8 semanas será más fácil ayudarle a tener una rutina de sueño. Por ejemplo se les puede dar de comer, bañarlos, contarles un cuento y luego, a dormir.

Otros temas que te podrían interesar:

Comenta