Consumo de mercurio durante el embarazo

Durante el embarazo es mejor evitar ciertos alimentos o sustancias que pueden provocar daños al bebé. Uno de ellos es el mercurio, que se puede encontrar en diferentes formas.

Algunos de los daños que le pueden producir al feto son daño al sistema nervioso, al cerebro, riñones y pulmones, generar problemas de audición y en la vista, discapacidades de aprendizaje e incluso la muerte.

Los efectos variarán dependiendo de la cantidad de mercurio que la madre haya consumido.

Algunas recomendaciones para evitar su consumo y contagio son:

  • No comer pescados que hayan estado expuestos a grandes cantidades de mercurio (carne de tiburón, pez espada, caballa, o lofolátilo). Los más recomendables son camarones, el atún enlatado claro, el salmón, el gado, y el pez gato.
  • En caso de querer consumir pescados para tener una dieta más balanceada, lo mejor es comer como máximo dos veces por semana, para evitar así cualquier complicación.
  • En caso de tener un termómetro de mercurio, y que este se rompa, es mejor manipularlo con guantes de plástico. Los niños y embarazadas deben salir de la habitación y podrán volver solo hasta que esté todo limpio y ventilado.
  • En caso de tener tapaduras a base de mercurio, consultar al dentista si existe la posibilidad de reemplazarlas por otras que no lo contengan.

Es importante estar al tanto de posibles focos infecciosos y tener cuidado con el consumo de pescados y mariscos.

Se debe consultar con un especialista en caso de tener sospechas de haber estado expuesta a niveles importantes de mercurio.
Otros temas que te podrían interesar:

Comenta