Escarlatina durante el embarazo

La escarlatina, también conocida como fiebre escarlata, es una enfermedad causada por la bacteria Streptococcus pyogenes.

En la mayoría de los casos afecta a los niños, pero también puede contagiar a los adultos, aunque de forma más leve. Si bien ya no es tan peligrosa como antes de la invención de los antibióticos, es importante prevenirla durante el embarazo.

Los síntomas son muy parecidos a los de una faringitis: dolor de garganta, dificultad para tragar, inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre, además de una erupción roja en todo el cuerpo, muy parecido a una alergia.

Sí no se trata a tiempo puede provocar serios daños en la persona contagiada, llegando en muchos casos hasta una meningitis o sinusitis.

En el caso de las mujeres embarazadas, si bien no afecta directamente al feto, porque es como un resfriado más fuerte, algunos de los síntomas pueden producir complicaciones a futuro.

El tratamiento consiste en antibióticos, los que se toman por lo menos por tres días. Las erupciones en la piel tardan un poco en salirse, y es normal que la piel quede escamosa luego de este proceso.

Para ellos se recomienda utilizar una crema hidratante o humectante suave. Se debe acudir al médico en primera instancia, para evitar complicaciones.
Otros temas que te podrían interesar: