Estrés y fertilidad, ¿cómo afecta en el embarazo?

Para muchas personas lograr un embarazo puede ser una situación estresante, pudiendo caer en un círculo vicioso: el estrés causa infertilidad, y la infertilidad causa estrés.

A pesar de esto, es importante contar con un círculo de apoyo sólido que respalde el proceso de intento de embarazo de la pareja.

El estrés en las mujeres puede generar cambios en sus niveles hormonales, lo que puede provocar ovulaciones irregulares, espasmos en las trompas de Falopio o contracciones uterinas, ocasionando fallos en la implantación del feto.

En los hombres puede generar, una  disminución en la producción de espermatozoides, o  bajar la calidad del semen.

Recomendaciones:

En caso de que las razones de infertilidad sean conocidas, tanto en el hombre como en la mujer, se debe acudir desde el primer momento a un especialista en reproducción, para así conocer las opciones para lograr el embarazo.

También es importante generar lazos sólidos con la pareja, realizar actividades en conjunto, dejar la mala alimentación y los malos hábitos como el cigarro, practicar deportes o técnicas de relajación, que ayuden a mitigar el estrés y faciliten la concepción.