Cambios emocionales durante el embarazo

El embarazo no solo significa cambios físicos, sino también emocionales. Estos se deben a las variaciones en los niveles hormonales, además de la gran cantidad de sentimientos que genera el convertirse en mamá.

Lo anterior provoca que se afecten los niveles de los neurotransmisores (los mensajes que van de una neurona a otra), que son los encargados de provocar los estados de ánimo.

Aunque el bebé sea esperado, y se cuente con el apoyo de la pareja, la familia, y los amigos, es normal tener cambios emocionales frente a la ansiedad que puede provocar este proceso.

Algunas ideas para aliviar los cambios en tu estado de ánimo:

  • Rodearse de un ambiente tranquilo.
  • Fortalecer el vínculo con la pareja a través de conversaciones, actividades, etc.
  • Realizar actividades que te hagan sentir bien, como hacer deporte, leer, dar una vuelta, reunirte con tus amigos o familiares, ir al cine, entre muchas otras.
  • Hablar abiertamente sobre cómo te sientes, especialmente si estás angustiada o poco apoyada. Esto puede ayudar a disipar tus miedos, angustias y a sentirte más tranquila.

En caso de continuar con muchos altibajos emocionales, es recomendable pedirle al ginecólogo una interconsulta con un psicólogo para pedir ayuda, pues podría tratarse de algún tipo de trastorno.