Medicamentos durante el embarazo

Durante el embarazo la mujer no solo cuida de su cuerpo, sino que del pequeño bebé que lleva en el vientre.

En este periodo, especialmente durante los tres primeros meses, algunos medicamentos podrían llegar hasta el feto, causando daños congénitos.

¿Cuáles puedes tomar?

La Administración de alimentos y Drogas estadounidense (FDS por sus siglas en inglés), califica los medicamentos de venta libre que se pueden conseguir sin receta, en las siguientes categorías:

  • Tipo A: aquellos que han sido evaluados y son considerados seguros de consumir durante el embarazo, tales como el ácido fólico, la vitamina B6 y remedios para la tiroides.
  • Tipo B: son las medicinas que han sido utilizadas durante el embarazo y parecen no afectar al feto. Esto incluye algunos antibióticos, acetaminofenol, aspartame, famotidina, cortisona, insulina e ibuprofeno. Aunque este último no debiera consumirse durante el último trimestre.
  • Tipo C: los que tienen mayores probabilidades de afectar negativamente a la madre o el bebé, o bien aquellos cuyos estudios no han terminado. En este grupo están la proclorperazina (Compazine), el Sudafed, el fluconazol (Diflucan) y laciproflozacina (Cipro), además de algunos antidepresivos.
  • Tipo D: son aquellos que tienen efectos claros sobre el feto, como el alcohol, litio, fenitiína y la mayor parte de los usados para tratar la quimioterapia.
  • Tipo X: son los que tienen estudios demostrando que causan defectos congénitos y nunca deben ser tomados en el embarazo. Esto incluye medicamentos para tratar el acné y la soriasis, el sedante talidomida y el dietilestilbetrol o DES, usado hasta 1971 para prevenir abortos espontáneos.

Por otra parte, los remedios naturales no han sido estudiados para comprobar si son o no efectivos durante el embarazo.

Es recomendable siempre consultar con el médico antes de comenzar cualquier tratamiento con medicinas tradicionales, alternativas o naturales.