El amigo imaginario

Cuando los niños cumplen tres a cinco años, puede que los padres noten que sus hijos se han hecho de una amistad muy especial. Pues a esta edad es cuando comienzan a aparecer los amigos imaginarios.

Los amigos imaginarios no son más que seres inventados por los pequeños en una etapa que se puede denominar de pensamiento mágico y que suele finalizar entre los siete y ocho años de edad, aunque en algunos casos podría llegar hasta la adolescencia.

Pero esto no es un motivo de preocupación, pues según señala el psicólogo  Fernando Marchant, “es parte del desarrollo evolutivo en los niños, en el cual el mundo de la fantasía y la imaginación forman parte normal de esta etapa”.

¿Por qué aparecen?

Los amigos imaginarios aparecen en un nuevo universo creado por los niños y cumplen la función de ayudarlos a crecer y desarrollar sus emociones además de su creatividad, con ellos les es más fácil demostrar si están alegres o tristes y cuáles son sus deseos más profundos.

Por otra parte, ellos los ayudan a fortalecer su autoestima, pues el amigo imaginario todo lo puede lograr y si estos pueden, los niños también. No hay límites para estos mágicos seres que pueden ser superhéroes, niños o un juguete.

Durante esta etapa del desarrollo, es importante que los padres no repriman al niño prohibiéndole jugar son su nuevo amigo. “No hay que retarlo ni castigarlo, sino que se debe dejar que se exprese. Esto puede servir para conocer sus deseos y necesidades.

Si bien no es aconsejable reprimir al amigo imaginario, no hay que olvidar la importancia  que el niño también tenga tiempo para jugar con otros niños y con sus padres.

Es importante destacar que existen estudios que relacionan a niños con amigos imaginarios, con adultos más creativos y más artísticos”, explica.

Fernando Marchant, psicólogo VidaIntegra, aportó información valiosa para desarrollar este artículo.
Otros temas que te pueden interesar: