¿Pueden fallar las pruebas de embarazo?

Las pruebas de embarazo caseras son asertivas siempre y cuando se sigan las instrucciones adecuadamente.

La efectividad de un test es muy alta, se estima que es de un 99,5 %. A pesar de esto, un resultado  negativo es menos confiable si es que no se siguen las instrucciones del proveedor.

Cuando una mujer queda embarazada, el cuerpo produce la hormona llamada Gonadotropina Coriónica Humana o GCH. Esta es un buen indicador puesto que aparece en la sangre y es detectada por los test a través de la orina.

Falso Positivo

Aquellas mujeres que padecen algunos tipos de cáncer y trastornos hormonales pueden tener como resultado un falso positivo en una prueba de embarazo. También aquellas que están recibiendo GCH como parte de tratamientos para la infertilidad.

Los embarazos ectópicos (es decir que se producen fuera del útero) o los anembrionarios, donde existe un saco gestacional pero no un embrión.

Un mal uso del test, que la orina esté demasiado diluida o bien que se haya realizado muy temprano en el embarazo, también pueden dar un resultado erróneo.