Presencia y ausencia de balbuceo en bebés

Regularmente un niño con hipoacusia, sordera profunda, autista o con paladar hendido, no va a balbucear. Es por ello que la ausencia de balbuceo en el niño puede advertir diversos trastornos.

El balbuceo es entendido como una pronunciación entrecortada de sílabas y emisión de sonidos, suele presentarse entre los tres y seis meses de vida del infante en la llamada etapa pre lingüística.

En dicha etapa, el bebé utiliza el balbuceo para comunicar sus necesidades básicas como dormir, comer, expresar que tiene frío o calor, o que requiere de ser abrazado.

Primeros pasos en la comunicación

A medida de que pasa el tiempo el niño va descubriendo que su cavidad oral puede producir sonidos, indicando a los padres que está madurando y que tiene la posibilidad de emitir fonemas como /m/ /p/ al juntar sus labios, regular su respiración y abrir su boca.

Por lo tanto, empieza a producir sílabas repetitivamente que dan como resultado la emisión de primeras palabras como / ma/ o /pa/ dan paso a las primeras palabras como mamá o papá.

Alrededor de los ocho meses de edad, el infante podría empezar a producir sus primeras palabras en la llamada “jerga del bebé” el niño sabrá el significado de la palabra que emite, mientras los padres o personas que lo escuchan son quienes darán interpretación a las mismas.

Los adultos deben hablarle al niño todo el tiempo, para generar lenguaje interno. Se debe hablar y decir a todas las cosas por su nombre, de manera clara.