La amistad entre niños

Desde muy chicos, es posible orientar a los niños para que reconozcan la amistad como un valor. Desde compartir los juguetes hasta saber guardar un secreto, los chicos aprenden a ser buenos amigos a medida que van creciendo.

La amistad es un sentimiento compartido por dos personas que va madurando y haciéndose más sólido en la medida que la persona crece: para un nene de jardín de infantes su amigo es el que juega con él, pero esa “amistad” es efímera.

Las primeras intervenciones de los padres en estos vínculos pasan por hacerles notar que no pueden arrebatar un juguete, que deben pedirlo prestado un ratito y luego devolverlo, que tienen que compartir sus cosas cuando otro nene viene de visita.

Hay juegos y actividades que ayudan a fortalecer este vínculo entre niños. Algunos muy recomendables son:

  • El juego de la confianza: Un niño se para frente a otro y cae hacia atrás, con el segundo niño atrapándolo primero.  Es conocido porque funciona, instalando rápidamente la confianza en cada niño ya que uno es atrapado por el otro.
  • Juego de torre de control: Además de construir equipos, esta actividad también promueve la comunicación y la amistad. Un niño tiene que dirigir a otro, que tiene los ojos vendados, alrededor de un curso de obstáculos sin tocarlo o guiándolo físicamente de alguna forma.
  • El folleto de la amistad: Dividir a los niños en parejas y darles los materiales necesarios para diseñar un folleto colorido y pequeño. En una página, un niño escribe hechos interesantes sobre sí mismo y en la segunda página escribe los hechos correspondientes a su compañero.

Esta actividad promueve la interacción entre los niños, que luego pueden, como pareja, mostrar sus folletos al resto del grupo.

Comenta