Qué hacer cuando los niños no quieren comer

Uno de los hábitos que generalmente requiere de mayor paciencia para algunos padres es darles de comer a sus hijos.

Según la psicóloga  Fernanda Orrego, “lo primero es intentar descubrir cuáles son los motivos por los que un niño no quiere comer, ya que dependiendo del motivo es la forma de abordarlo. Puede que esté satisfecho, que no le guste la comida, que tenga ganas de hacer otra cosa, que tenga sueño, esté enojado o triste”.

Por otra parte, muchas veces sucede que los niños no quieren comer o quieren comer muy poco porque quieren ir a jugar o a ver televisión. En este caso lo ideal es ir enseñándoles de a poco que el momento para jugar es después o antes de la comida, pero no mientras se alimente.

Forzar a alguien a comer puede ser una mala práctica, tanto para el niño como para quien quiere obligar al otro a comer.

Consejos para estimular que coman solos sin perder la paciencia:

  • Hacer del momento una experiencia agradable: aunque sea sentado en la mesa es posible transmitir emociones positivas, elogiar y felicitar, mostrándole a un niño que lo hace bien.
  • Elegir un juguete que puede ser un acompañante de la comida: si se hace esto, se sugiere que sea más o menos siempre el mismo y que se incorpore al momento de comer como un juego.
  • Variar los alimentos y sus colores: a todos nos gustan que nos den diferentes cosas y a todos nos gustan más algunas comidas por sobre otras.
  • Generar hábitos horas y lugares de comida designados: esto ayuda a nivel fisiológico y emocional.

María Jesús Cuesta Figari, Psicóloga Clínica UC, especialista en Intervención Estratégica del Centro VidaIntegra, aportó información valiosa para desarrollar este artículo.