Qué hacer con los ojos irritados por el cloro de la piscina

La irritación de los ojos y conjuntivitis de verano son un problema común en esta época del año, sobre todo en los niños y personas que pasan largas horas sumergidos bajo el agua.

Los síntomas característicos de la conjuntivitis de verano son ojos rojos, picazón y secreciones, en algunos casos.

El doctor Pablo Montecinos, oftalmólogo, explica que en las piscinas se encuentran ciertos agentes químicos que pueden desencadenar irritaciones, los que pueden ser capturados fácilmente por los bañistas.

¿Por qué sucede?

Señala que “El pH del agua demasiado alto o demasiado bajo es el que genera irritación en los ojos, al igual que aguas contaminadas con hongos y bacterias, como es el caso de las piletas de vía pública o aguas donde no está permitido bañarse”.

Para tratar este tipo de conjuntivitis, el médico recomienda lavar los ojos con abundante agua (idealmente tibia), utilizar compresas frías para combatir la inflamación e irritación, y usar gotas oftálmicas (lubricantes) para aliviar la picazón y ardor, estas últimas deben ser recetadas por un oftalmólogo.

Es importante recordar que no se recomienda utilizar lentes de contacto bajo el agua. “El paciente debe sacárselos si es que se quiere bañarse en una piscina”.

Prevención

  • Se recomienda usar lentes de natación, ya que proporcionan una barrera impermeable física entre el ojo y el agua.
  • Preferir lugares y establecimientos para bañarse donde la correcta mantención de las piscinas esté garantizada.
  • Evitar bañarse en piletas de la vía pública, en aguas contaminadas o con productos químicos dañinos para la salud.
  •  Mantener la piscina del hogar en buenas condiciones y con el pH recomendado por los expertos.
  • Evitar el exceso o déficit de cloro en las piscinas.

El doctor Pablo Montecinos, oftalmólogo de Puerta del Sol, aportó información valiosa para desarrollar este artículo.