Cómo se comunican los bebés durante sus primeros meses

El lenguaje no verbal es la principal forma de comunicarse de los bebés, aunque no todo es llanto. Ruiditos y gritos también pueden formar parte de la gama de expresiones de los más pequeños.

Apenas nacen, los bebés sólo son capaces de expresar dolor físico, muy por el contrario de lo que pueden pensar sus padres cuando ven el esbozo de una sonrisa. A medida que pasan los días, ya es posible diferenciar un llanto de pena, ansiedad o dolor.

Más adelante en el desarrollo, los niños van madurando sus emociones, como sorpresa, alegría o miedo, y la manera de darlas a conocer.

Estudios recientes indican que los recién nacidos reaccionan con la misma intensidad cualquiera sea el estímulo, y a partir de los seis meses esto se va moderando con el aprendizaje.

Aún cuando los pequeños no entienden el significado de las palabras, es importante que sus padres conversen con ellos, les transmitan su cariño y seguridad. Como consecuencia de esto, alrededor de los dos meses, los bebés pueden comenzar a responder con una sonrisa.

Además, cuando se “conversa” con ellos, respondiendo a sus grititos o balbuceos, van entendiendo la dinámica de las conversaciones.

Ya cerca de los siete meses de edad, los bebés comienzan a balbucear las muy esperadas palabras “mamá” y “papá”, aunque en realidad no las relacionan con los padres, son sus primeras sílabas.