Bronquiolitis, una enfermedad respiratoria

La bronquiolitis es una enfermedad aguda del tracto respiratorio inferior, de origen viral y frecuente en menores de un año. Esta infección afecta pequeñas vías respiratorias llamadas “bronquiolos”, que desembocan en los pulmones, llenándolas de mucosidad.

Esta enfermedad comienza como un resfrío común y es habitual en niños pequeños menores de dos años y lactantes, especialmente aquellos que tienen entre dos y seis meses, puesto que sus vías respiratorias son aún más pequeñas que las de un adulto, provocando una más fácil obstrucción.

De acuerdo a lo que señala el doctor Pablo Jorquera, broncopulmonar Infantil, no todos los niños que desarrollan bronquiolitis la van a presentar de manera grave.

Depende de la agresividad del germen y las condiciones ambientales, los casos graves son mucho más habituales en menores de tres meses, que hayan sido prematuros o que tengan alguna enfermedad de base como por ejemplo una cardiopatía congénita”.

Algunos de los factores de riesgo son:

  • Estar expuesto al humo de cigarro
  • Haber nacido antes de las 37 semanas de gestación
  • Ser menor de seis meses
  • No ser amamantado con leche materna
  • Vivir en condiciones de hacinamiento
  • Mala o poca ventilación de los ambientes

La bronquiolitis comienza como un resfriado común que consta de congestión nasal, tos y fiebre. Este luego evoluciona en los siguientes tres a siete días, con un aumento de la fiebre, silbidos al respirar o incapacidad para alimentarse o comer.

Métodos para aliviar el malestar del bebé en casa son:

  • Mantener al niño hidratado.
  • Descanso. No sobreexcitarlo con actividades.
  • Que respire aire húmedo para que se suelte la mucosidad. Para esto se puede usar un humidificador de aire o unos minutos  con el vapor de la ducha.
  • Mantener al niño acostado boca arriba en un ángulo de 45 grados, para facilitar su respiración.
  • También son útiles las soluciones salinas y peras para extraer las secreciones nasales, especialmente antes de comer y dormir.

A diferencia de otras enfermedades, los antibióticos no son útiles, debido a que el origen de la bronquilitis es viral y estos solo funcionan para combatir enfermedades bacterianas.

La enfermedad puede llegar a durar hasta doce días, aunque es posible que el niño mantenga la tos por algunos días más.

El doctor Pablo Jorquera Pinto, broncopulmonar VidaIntegra aportó información valiosa para desarrollar este artículo.
Otros temas que te pueden interesar: