La rutina de sueño en el primer año de vida

Para la familia el sueño es uno de los temas más complicados durante el primer año de vida, ya que los bebés tienen despertares nocturnos frecuentes.

Establecer una rutina constante antes de ir a dormir podría ayudar a disminuir su frecuencia y diferenciar el día de la noche.

Los patrones de sueño cambian bastante durante los primeros doce meses de vida de los bebés. Cuando están recién nacidos, dormirán por varias horas seguidas, sin una pauta organizada.

Esto irá cambiando a medida que crecen y es probable que entre los 2 y 4 meses ya sea necesario establecer una rutina. Para algunos bebés y niños el hecho de ir a la cama implica la separación de sus papás, lo que les provoca ansiedad.

Lo importante es que el niño se sienta cómodo y feliz en su habitación y con todo el proceso de ir a dormir.

El objetivo de la rutina del sueño es repetir las mismas acciones diariamente a una hora determinada.

Consejos a la hora de establecer una rutina de sueño:

  • Crear un ambiente de noche: la luz tenue y el silencio indican que ya es de noche y por lo tanto, hora de dormir.
  • Si durante el día se le habla de manera animada, en la noche se debe bajar el tono de voz y ser más pausado. También se recomienda evitar el contacto visual.
  • Evitar los juegos que puedan acelerar al niño. En cambio, se puede escoger un libro y leerlo en conjunto.