Niños que comparten la habitación

Con la llegada del segundo hijo muchos padres se cuestionan qué es lo mejor para ellos: que cada uno tenga su pieza o que la compartan.

En ocasiones no se puede decidir por un tema de espacio, pero la verdad es que cada una de estas alternativas tiene sus ventajas. En algunas casas, aunque se dispone de dos habitaciones para dos pequeños, se opta por crear un cuarto de juegos para optimizar espacio y fomentar que pasen más tiempo juntos.

Es una buena solución, al menos para los primeros años, ya que cuando sean mayores querrán y necesitarán mayor intimidad. Se recomienda que el más pequeño pase a la habitación del mayor cuando cumpla un año, para que no perjudique el descanso del hermano mayor.

De todos modos, es necesario que cada hijo tenga su propio espacio, libros y juguetes dentro de la habitación para que ninguno se sienta invadido por el otro.

Algunas de las ventajas de compartir habitación son:

  • Se crea complicidad entre ambos hermanos.
  • Ambos tendrán menos miedos y nunca se sentirán solos. Si se despiertan por la noche, el simple hecho de escuchar la respiración del otro les tranquilizará, les hará sentirse acompañados y les facilitará la vuelta al sueño.
  • Esta experiencia les ayudará a independizarse de los padres, a ser más autónomos.
  • Se divertirán más y formarán un equipo.
Comenta