Congestión y sangrado nasal durante el embarazo

Uno de los síntomas más comunes y molestos del embarazo es el sangrado nasal; este se produce como consecuencia de los cambios hormonales y al aumento del volumen de sangre en el cuerpo de la mujer.

En la generalidad de los casos, estas hemorragias son inofensivas aunque pueden ser abundantes, normalmente pueden ser tratadas en casa. Existen mayores posibilidades de sangrado durante un resfrío o cuando las membranas nasales se secan como cuando hace frío.

¿Cómo parar un sangrado nasal?:

  • Sentarse y presionar fuerte la parte suave de la nariz justo sobre los orificios nasales, por 10 minutos.
  • Inclinarse hacia adelante y respirar por la boca. Esto drena la sangre por la nariz en lugar de la garganta.
  • Quedarse en posición erguida, en lugar de acostarse, pues esto reduce la presión de las venas de la nariz y evita un mayor sangrado.
  • Colocar hielo en el puente de la nariz.
  • Evitar sonarse, agacharse y actividades fuertes por las próximas 12 horas después del sangrado.

Si el sangrado continua, consultar al médico. Para evitar las hemorragias nasales, se puede tomar más líquido, sonarse de manera suave, no usar descongestionantes nasales muy seguido, evitar ambientes con aire seco y usar lubricantes para evitar la sequedad, como por ejemplo vaselina.