Ecografías: ¿cuántas son y qué aspectos miden?

Desde 1970 la ecografía es una técnica no invasiva que permite examinar el feto y evaluar  tanto su desarrollo como el bienestar intrauterino.

En los últimos años, la  ecografía ha evolucionado pudiéndose detectar malformaciones, evaluar el crecimiento del feto, su posición, calcular su edad gestacional, oír sus latidos, observar el estado de la placenta y demás aspectos del embarazo.

¿Cuántas ecografías existen y cuántas deben hacerse?

La primera: se realiza alrededor de la semana 12 de gestación y mide el tamaño del feto, se observa la cantidad de embriones y el sitio de implantación para descartar un posible embarazo ectópico.

La segunda: se realiza en la semana 20 de gestación. Permite, siempre que su posición lo permita, conocer el sexo, confirmar que el crecimiento fetal es correcto, valorar el latido cardíaco, los movimientos del feto, su morfología y observar sus órganos internos.

Por otro lado, la tercera  y última ecografía se suele realizar entre la semana 33 y 35 de gestación. Su principal función apunta a obtener información sobre cómo se desarrollará el parto y su posición dentro del útero.

La ecografía 4D es una medición complementaria a la ecografía tradicional y pueden realizarse en cualquier momento del embarazo, aunque las mejores imágenes se obtienen entre las semanas 24 y 30.

A grandes rasgos, permite a los padres conocer la cara de su bebé, ya que las imágenes son bastante nítidas.