Cómo esterilizar y guardar la leche de fórmula

Cuando se ha decidido comenzar a utilizar leche de fórmula es importante saber que, al igual que con la leche materna, se deben mantener medidas de higiene para que el bebé reciba la leche en optimas condiciones.

Por ejemplo, antes de preparar la mamadera se recomienda:

  • Lavar las manos con agua y jabón antes de limpiar y esterilizar el material
  • Esterilizar las mamaderas y chupete y evitar el contacto del material ya esterilizado con las manos
  • Asegurarse de que la cuchara o medida utilizada para servir la porción necesaria se encuentre perfectamente limpia y seca. No guardarla en el interior de la lata. Lavarla con agua y detergente después de cada uso.
  • Al comprar latas de leche en polvo, considerar, al elegir el tamaño del envase, que es conveniente consumir el producto en su totalidad antes de los 30 días de abierto.
  • Mantener siempre el envase bien tapado.
  • Asegurarse de que la lata que contiene el alimento en polvo sea almacenada en un lugar limpio y seco.

Al preparar la mamadera:

  • Preparar cada mamadera inmediatamente antes de su consumo
  • Lavar y desinfectar la superficie sobre la que vaya a prepararse el alimento.
  • Al preparar la leche en polvo, utilizar el agua hervida, entibiándola hasta unos 70ºC.
  •  No calentar alimentos dentro de la mamadera. Antes de llenarlo, deje entibiar las bebidas calientes.
  • Minimizar el tiempo entre la preparación y administración. Botar la leche en caso de no haberse utilizado en un plazo de dos horas.
  • Reemplazar la mamadera cuando presente evidencias de desgaste (rayones, grietas, pérdida de color).

Después de preparar la mamadera:

  • Desechar los restos de leche que hayan quedado en la mamadera, lavarla y esterilizarla nuevamente.
  • Nunca recalentar productos que no fueron consumidos recién hechos.
  • Si por algún motivo la mamadera se prepara con anticipación a la ingesta, asegurarse de que permanezca refrigerada (a temperaturas menores de 5ºC) hasta el momento de su consumo.