Cómo combatir los conductos lagrimales obstruidos en los bebés

La obstrucción del conducto lagrimal se produce cuando se obstruye el flujo de lágrimas que va desde los ojos por el conducto lagrimal hacia la nariz.

Esto ocurre generalmente cuando el extremo inferior del conducto lagrimal no se abre antes del nacimiento y 1 de cada 25 niños nace con esta afección.

Un síntoma característico de este problema es que las pestañas del bebe permanecen húmedas e incluso caen lagrimas sobre sus mejillas.

Según explica la doctora Galia Gutierrez, oftalmóloga , cuando el bebé nace, los conductos lacrimonasales están cerrados en un 20% de los niños y  las glándulas todavía producen muy poco líquido lagrimal.

Un 80% se desobstruye al año de edad, cuando se abren espontáneamente para permitir el paso de las lágrimas.

Algunos tratamientos recomendados para combatir los conductos lagrimales obstruidos:

  • Masajear el saco lagrimal a nivel del ángulo interno contra los huesos de la nariz ayuda a abrir el conducto lagrimal.
  • Sí los masajes no dan resultados después de algunos meses, puede ser que el niño necesite un procedimiento bajo anestesia general llamado sondaje de la vía lagrimal.
  • En caso que el saco lagrimal se infecta y la piel entre el ojo y el lado de la nariz se enrojece, podría requerir tratamiento antibiótico endovenoso y posteriormente sondaje de la vía lagrimal.
  • Sí los procedimientos anteriores fracasan se debe realizar una cirugía llamada Dacriocistorrinostomía (DCR).

La doctora Galia Gutiérrez Jaramillo, Oftalmóloga y especialista en Oftalmopediatría y Estrabismo del Centro Oftalmológico Puerta del Sol. 
Otros temas que te pueden interesar: