Micción frecuente durante el embarazo

Es común que al poco tiempo de quedar embarazadas, incluso sin saberlo, las mujeres sientan más ganar de orinar. Este es uno de los primeros síntomas del embarazo y comienza aproximadamente a las seis semanas de gestación.

Esto se produce porque los cambios hormonales hacen que la sangre fluya más rápido por los riñones, lo que a su vez provoca que la vejiga se llene con más frecuencia.

Además, en el transcurso del embarazo la cantidad de sangre que circula por el cuerpo aumenta hasta en un 50 por ciento, haciendo que los riñones procesen más líquido, el cual termina en la vejiga.

Es posible que la embarazada sienta presión en esta zona debido a que su útero es cada vez más grande y que tenga ganas de orinar aun con más frecuencia durante la noche.

Para reducir este síntoma, los especialistas recomiendan evitar el consumo de bebidas que tengan un efecto diurético, como el café y el té. Otra técnica es inclinarse hacia adelante al orinar para que la vejiga pueda vaciarse por completo.

¿Qué puedo hacer para no tener que levantarme de noche a orinar?

Puedes intentar beber mucho líquido durante el día y reducir la cantidad durante las horas previas a irte a la cama. Pero no te quedes con sed con tal de ir menos veces al baño. Es muy importante para tu salud y la de tu bebé, que te mantengas muy bien hidratada.

El Instituto de Medicina de Estados Unidos recomienda que las mujeres embarazadas tomen 10 vasos de agua (aproximadamente de 250 mililitros u 8 onzas) u otras bebidas diariamente.

Está bien si bebes un poco más o menos de esa cantidad. Solo asegúrate de tomar suficiente agua, de modo que tu orina sea clara y no amarilla o turbia.

De todos modos, seguramente tendrás que levantarte más veces para ir al baño de noche a medida que avanza tu embarazo. Por un lado, esto se debe a que cuando te acuestas, parte del líquido que se había acumulado en tus piernas y pies durante el día regresa a tu torrente sanguíneo y termina en tus riñones.

Como dijo una mamá: “¡Así te entrena la naturaleza para las muchas noches de sueño interrumpido que tendrás una vez que nazca tu bebé!”.

¿Qué puedo hacer para orinar menos?

Tener que orinar muchas veces es algo inevitable para la mayoría de las embarazadas. Pero los siguientes consejos podrían ayudarte a reducir el número de visitas al baño:

* Evita ciertas bebidas. No tomes café, té ni ciertas bebidas gaseosas (como los refrescos y sodas) porque tienen un efecto diurético, lo cual significa que tendrás que orinar con más frecuencia. El alcohol es también diurético. (De todos modos, no deberías estar tomando alcohol ahora). 

* Vacía la vejiga. Cuando orines, inclínate hacia adelante para que la vejiga pueda vaciarse por completo. 

* No retengas la orina. Es importante que procures ir al baño en cuanto sientas ganas de orinar. Si te esperas demasiado, con el tiempo los músculos de tu suelo pélvico se podrían debilitar.

Es muy importante consultar al médico ante la existencia de dolor o ardor al orinar. Así también, si hay deseos de ir al baño con frecuencia, pero sólo salen unas pocas gotas. Esto puede indicar una infección urinaria, que si no se trata en forma adecuada, puede producir una infección renal, un parto prematuro, o ambas cosas.