Cuándo y cómo quitar la mamadera

Al igual que con los pañales, dejar de usar la mamadera es todo un proceso. Se supone que los niños debieran hacerlo alrededor de los dos años, cuando son capaces de tomar líquidos solos, sin atorarse y tienen un óptimo manejo de sus manos.

Dejar la mamadera a esta edad es un indicio de crecimiento físico y psicológico, ya que al alcanzar este logro, el niño adquiere más seguridad e independencia.

Al igual que con el chupete, este acto contribuye en gran medida en su proceso de maduración.

Estudios científicos muestran que hay una gran diferencia en la pronunciación de las palabras como también en la incorporación de las mismas, entre niños que mantienen el uso de mamadera más allá de los dos años de edad y los que dejan de utilizarla.

Otro dato a tener en cuenta es la posible alteración de la dentición y del arco dental, además de la posible aparición de caries.

Por eso, si el niño aún es pequeño y sus habilidades motrices no le permiten utilizar la taza, es recomendable que tenga una para que juegue con ella y se acostumbre.

Por otra parte, los especialistas explican que los menores suelen imitar a los adultos, por lo que deben ver a sus padres usar tazas y vasos en forma cotidiana.

También, puede pasar que al dejar la mamadera el pequeño tome menos leche. Ante esta situación, es necesario darle otros alimentos lácteos, como queso bajo en grasa y yogurt, para no tener problemas nutricionales.