Tipos de técnicas de reproducción asistida

El embarazo es fruto del encuentro entre un espermatozoide y un óvulo. Sin embargo, en ocasiones este encuentro no resulta tan sencillo.

“Cerca de un 15% de las parejas en edad fértil tienen problemas de infertilidad, la cual está definida por un período mayor a un año buscando el embarazo, sin conseguirlo.

La edad de la mujer es el factor pronóstico más importante, ya que de ella dependen el número y la calidad de los óvulos, existiendo una relación directa entre mayor edad y menor probabilidad de embarazo.

Inseminación artificial

Este procedimiento consiste en la colocación de una muestra de semen, previamente preparada en el laboratorio, al interior del útero de la mujer. Con ello, se incrementa el potencial de los espermatozoides y las posibilidades de fecundación del óvulo.

Fecundación in vitro (FIV)

La fecundación in vitro es la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio -in vitro-, con el fin de obtener embriones para transferirlos, posteriormente, al útero materno.

La fecundación puede llevarse a cabo mediante dos técnicas: FIV convencional o Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI).

Resultados

Carlos Troncoso, especialista en reproducción asistida, explica que en general la inseminación artificial se realiza por un máximo de cuatro intentos, después de los cuales se embaraza cerca del 60% de las mujeres.

La FIV tiene una probabilidad de embarazo de un 50% en mujeres menores a 40 años y de un 30-35% en mujeres de 40 años, después de esa edad la probabilidad de éxito disminuye progresivamente.

El doctor Carlos Troncoso Reyes, ginecólogo y Director Clínica IVI Santiago, aportó información valiosa para desarrollar este artículo.

Comenta