Tu hijo de 1 año y 11 meses

Ya tengo 23 meses y mi cuerpo no es tan rollizo como en un comienzo. Mis huesos han crecido, y he ido aumentando la musculatura gracias a todas las actividades que desarrollo. Sigo siendo muy inquieto y curioso, por eso me meto en todos los rincones de la casa, y corro para todos lados.

¿Cómo crezco a mis veintitrés meses?

¡Ya casi cumpliré dos años! Es increíble ver lo rápido que he crecido, mis extremidades están más proporcionadas y mi cuerpo es cada vez menos redondeado, lo que hace que vaya pareciendo un niño más grande. Domino muy bien este cuerpo nuevo, mis movimientos son menos erráticos y podría incluso saltar en un pie, aunque sea sólo un par de saltos.

¿Qué podemos hacer para fomentar mi desarrollo?

Mi curiosidad ha crecido conmigo; quiero descubrir y explorar lugares que quizás antes no llamaban mi atención. Además, al estar más coordinado en mis movimientos me es más fácil subirme a las sillas, abrir cajones y meterme bajo la mesa.

A mis 23 meses entiendo perfectamente el significado del “no” por lo que es necesario que me expliques claramente los peligros a los que podría enfrentarme en el mundo que recién descubro.

Durante este mes ya puedo comenzar a practicar andar en triciclo. La fuerza de mis piernas y mi coordinación me permiten aprender a pedalear con facilidad: esta será una actividad muy entretenida, y si bien podría enojarme o frustrarme al principio por no poder hacerlo, será muy positivo que me animes a seguir intentándolo.

Otros temas que te podrían interesar: