Tu hijo de 1 año y un mes

A mis trece meses todo me llama la atención, y me fascina explorar todo lo que me rodea, especialmente porque a estas alturas ya puedo -casi- caminar.

Como soy más autónomo es importante que mis papás revisen toda la seguridad de la casa para que evitar que algo me pase. Es normal si bajo un poquito de peso, pero es que como me muevo tanto, es inevitable y mis padres no deberían preocuparse por eso.

¿Cómo crezco a mis trece meses?

Seguramente debes pensar que soy un huracán, el niño más inquieto que has conocido, ¡pero no! a los trece meses el nivel de energía y ganas de conocer y explorar el mundo es desmesurado, además ya soy capaz de movilizarme por mis propios medios, ya sea caminando solo, o afirmado de muebles, por lo que me es más fácil llegar donde quiero.

Cada día que pasa voy mejorando la firmeza de mis piernas, es posible que pueda sostenerme de pie sin apoyo e incluso agacharme a recoger algún juguete que esté en el suelo, aunque probablemente no pueda volver a ponerme de pie sin ayuda.

También voy desarrollando y afirmando cada vez más el uso de mis manos, puedo comprender que éstas me sirven para tomar y examinar lo que quiero.

¿Qué podemos hacer para fomentar mi desarrollo?

Todo lo que sucede a mi alrededor me causa mucha curiosidad, y al ser capaz de desplazarme solito, me llama aún más la atención poder alcanzar aquello que antes sólo podía mirar. Sin embargo, no conozco el peligro, por lo que podría herirme si me dejas solo.

Además, como todo me llama la atención es posible que haga travesuras por pura curiosidad, como desenrollar el papel higiénico del baño o meter mis manos al wc para jugar con agua. Es muy importante que siempre estés cerca para prevenir accidentes.

Otros temas que te podrían interesar: