Tu hijo recién nacido y cómo va creciendo

Cuando estamos recién nacidos somos un poco bruscos y descoordinados, lo que irá cambiando con el tiempo. Mi piel es aún un poco sensible y a lo mejor tengo unos granitos blancos, lo que es absolutamente normal.

Mi cuerpo se está acostumbrando a la vida fuera de la panza de mi mamá.

Cómo crezco cuando soy recién nacido

Acabo de nacer y seguro no puedes dejar de mirarme, te asombra verme ya en este mundo. Mientras estaba en la pancita de mamá pude crecer y desarrollarme para al fin conocernos.

Mis movimientos serán bruscos y descoordinados, mis músculos aún no están muy desarrollados aún, pero al finalizar mi primer mes de vida seguramente ya podré levantar la cabeza brevemente y tal vez moverla de un lado a otro cuando esté acostado boca abajo.

A medida que avance el mes, podré seguir con la mirada tus manos si me las muestras, e incluso notarás que te miro a los ojos, aunque sea por un instante.

Es probable que notes que mi respiración no es pareja y tal vez un poco ruidosa, esto podría ser debido a que mis conductos nasales son muy pequeñitos y estoy acostumbrándome al polvo y pelusas del ambiente.

¿Qué podemos hacer para fomentar mi desarrollo?
Hay muchos papás que gustan de la naturaleza, y quisieran que nosotros tuviéramos el mismo gusto por ella.

Una buena idea puede ser que me pongas sonidos suaves de árboles, el mar, o del viento. Estos me pueden calmar, dar tranquilidad, y desarrollar mi cerebro y la forma en cómo aprendo.

Recuerda que en esta etapa hago asociaciones entre lo que veo y siento.

Otros temas que te podrían interesar:

Comenta