Tu hijo de 2 años y 4 meses

A mis 28 meses todavía tengo problemas para controlar mis emociones, por eso es normal que empuje, haga rabietas, o incluso golpee a mis papás u otros niños. Esta es la forma que tengo de mostrar que estoy frustrado o enojado. Es fundamental que mis papás me pongan límites y me expliquen cuando mi comportamiento no es el adecuado.

¿Cómo crezco a mis veintiocho meses?

Ya puedo manipular objetos con mis manos: por ejemplo tomar un vaso o un lápiz sin problemas. También soy capaz de escalar, trepar pendientes pequeñas, andar en triciclo y columpiarme sin miedo.

A mis 28 meses aún no aprendo a manejar bien mis emociones, por lo que es probable que haga rabietas, grite o empuje cuando no quiero algo, porque no sé expresarme de otro modo. Si bien esta conducta es esperable para mi edad, es necesario que me expliquen que no es la manera correcta de comunicarme.

¿Qué podemos hacer para fomentar mi desarrollo?

Mis juegos cada día son más creativos y probablemente dejaré desordenado al finalizar una actividad, por lo que tengo que aprender a organizar las cosas. Una buena idea es que cada vez que termine de pintar me muestres cómo guardar los lápices en cajas de colores, que me ayuden a clasificar y mantener el orden en nuestro hogar.

Otros temas que te podrían interesar: